¿Cuál es la Conexión Entre Tu Cerebro y Tu Intestino? - Ubloom
Atrófialo o fortalécelo: la importancia de los Brainnercises®
29 mayo, 2018
El objetivo de la vida no es el conocimiento sino la acción
22 junio, 2018

¿Cuál es la Conexión Entre Tu Cerebro y Tu Intestino?

¿Sabías que la conexión Cerebro – Intestino es la base de nuestro bienestar general?

¿Recuerdas esa sensación visceral que tenías cuando decidiste caminar por un camino en lugar de por el otro? ¿Qué hay de esas mariposas en tu estómago antes de recibir tu primer beso?

Los científicos están aprendiendo que la relación íntima entre el intestino y el cerebro es bidireccional.  Tu cerebro envía mariposas al estómago y tu intestino transmite su estado de ansiedad al cerebro.

Durante situaciones estresantes, el cerebro básicamente cambia todo el rendimiento de nuestro sistema digestivo.  Cuando hay estrés en un extremo, también debe haber estrés en el extremo opuesto.

Nuestras emociones son un reflejo de nuestra función intestinal, por lo que lo que está sucediendo en el tracto gastrointestinal puede ser un reflejo fiel de lo que está pasando en tu cabeza y viceversa.

La inteligencia de su “segundo cerebro“, también conocido como el Sistema Nervioso Entérico (ENS – de sus siglas en ingles), un complejo sistema de alrededor de 100 millones de nervios que se encuentran en el revestimiento del intestino, proviene de un ecosistema evolucionado de billones de bacterias y otros microorganismos que residen principalmente en los intestinos.  La investigación ha demostrado que el cuerpo en realidad está compuesto de más bacterias que células.

Estos organismos que viven en comunidad entre sí dentro del cuerpo humano se denominan colectivamente microbiota intestinal.

Este poderoso grupo de “errores”, juega innumerables roles en la salud general de los seres humanos.

Ahora sabemos que es posible alterar las bacterias intestinales de una manera que afecte positivamente el estado de ánimo y la función cerebral. Al alterar las bacterias en su intestino, puede manejar mejor las situaciones estresantes, lidiar con el miedo, mejorar su estado de ánimo y reducir la ansiedad y la depresión.

(Para mayor información revisar: Schnorr SL, Bachner HA. Integrative Therapies in Anxiety Treatment with Special Emphasis on the Gut Microbiome. Yale J Biol Med. 2016 Sep 30;89(3):397-422. eCollection 2016 Sep.)

El director del Centro Johns Hopkins para Neurogastroenterología, Jay Pasricha, MD (cuya investigación sobre el sistema nervioso entérico ha atraído la atención internacional) explica: “El sistema nervioso entérico no parece capaz de pensar como lo conocemos, pero se comunica con nuestro gran cerebro, con resultados profundos “.

El cerebro, el intestino y las bacterias y microorganismos que viven en el intestino están en comunicación directa entre sí.

A diferencia del gran cerebro en su cráneo, el ENS no puede calcular cuánto necesitará ahorrar para la jubilación anticipada o decirle a su cerebro lo que necesita saber para su próximo examen, pero puede determinar su estado de ánimo y bienestar mental.  Por ejemplo, un estudio de enfermedad somática determinó que la ansiedad y la depresión contribuyen a la condición gastrointestinal desagradable, el síndrome del intestino irritable (IBS – por sus siglas en ingles).

(Para mayor información revisar: Moser G., Psychotherapy in somatic diseases–for example gastrointestinal disorders. Psychiatr Danub. 2007 Dec;19(4):327-31.)

El cerebro y el intestino están unidos en una densa red de neuronas.  A través de una correspondencia bien coordinada entre los neurotransmisores, las hormonas y los impulsos eléctricos, a través de una vía de nervios (endocrina, inmune y neuronal), el cerebro en su cabeza y el cerebro en su intestino pueden comunicarse fácilmente.

El gastroenterólogo y autor de The Mind-Gut Connection, el Dr. Emeran Mayer, escribe sobre la interacción entre el intestino y el cerebro y cómo su relación no solo garantiza el mantenimiento adecuado de la homeostasis gastrointestinal y la digestión. Sin embargo, es probable que tenga un fuerte efecto en nuestra motivación y funciones cognitivas superiores, incluida la toma de decisiones intuitiva.

Entonces, cuando se trata de las decisiones que toma en su vida y de cómo elige alimentar su cuerpo y su mente, comprender la conexión entre el cerebro y el intestino es la clave.

La conciencia y la atención a su “segundo cerebro” son cruciales para su bienestar físico y mental en general.

El Dr. Mayer discute cómo el aspecto más increíble de la conexión entre la mente y el instinto es que existe un vínculo directo entre las respuestas al estrés emocional que luego afectan no solo al intestino, sino también a los microbios que contiene.  “Lo que ponemos en el sistema interactúa con los microbios y eso es lo que determina en última instancia cómo nos afecta la comida“. Es como magia.