El destino y la predestinación - Ubloom
Una decisión
7 marzo, 2018
El progreso La clave de todo
16 marzo, 2018

El destino y la predestinación

¡Un momento! para lo que estás haciendo, y que la voz de tu mente te vuelva a susurrar esa inquietud primaria de la existencia: ¿cuál es el propósito de la vida? A lo mejor muchos le huimos al espacio y al tiempo que requiere meditar en ella. ¿Muy difícil de responder o quizás de comprender? ¡Para de nuevo! Cada ser humano se pregunta algo más propio de su individualidad: ¿cuál es el propósito de mi vida? ¡Y sí! ¡Es allí donde fallamos, donde fallamos miles!  Y es el orden en el que nos planteamos estas preguntas lo que bloquea la llave secreta que abre la puerta; esa puerta que del otro lado tiene la respuesta a estas dos grandes preguntas universales. ¿Cuál es el orden? Entender para qué existe la vida en sí, nos llevará mágicamente a descubrir nuestro propósito específico, es decir, partimos de un todo para llegar a algo específico. ¿Novedad? Para nada. Todos en algún momento de nuestra vida hemos viajado o viajaremos en nuestros pensamientos alrededor de estas dos inquietudes.

Hace algunos años me obsesioné con esa búsqueda. Sentía una inmensa necesidad de entender el porqué de las cosas, y siendo así, ¡pues más aún el porqué de la vida misma! Después de mucho buscar, viajar, aprender de maestros de diferentes partes del mundo, meditar en cada palabra de sabiduría aprendida, encontré algo coherente en todo el universo: “las creencias verdaderas generan paz, las creencias falsas generan miedo”. Esa fue la base para encontrar la respuesta a la primera y más importante de esas dos preguntas, ¿Cuál es el propósito de la vida? ¿La respuesta? Tan simple pero tan profunda: recolectar comprensión del ser para volver a ser uno solo con nuestro creador. Llámalo universo, Dios, cielo, estrellas. Todos somos un solo organismo vivo en constante movimiento. Basándome en el principio de verificación de una creencia verdadera, sentí una paz y una gran felicidad al recibir esta información de sabiduría, es decir, esta era la gran respuesta a esa inquietud primaria de la existencia. Ahora, ¿cuál es el propósito de mi vida? Mi mente rápidamente abordó la segunda pregunta con la total certeza de que la respuesta estaba más cerca de lo que creía. Rápidamente me dije: ¡ok! Es decir que para que se cumpla el propósito de la vida en sí, cada creación del universo debe cumplir un papel específico de manera perfecta y armónica. Eso significa que el destino ya está escrito, me dije a mi mismo… ¡No! ¡Injusto! ¡No podía creer en esto! ¡Todo el dolor que existe no puede ser una creación divina!, E inmediatamente empecé la búsqueda de una creencia verdadera respecto a esta afirmación de mi mente, porque esta no me generaba paz en lo absoluto.

Después de muchos años decidí entrenar mi mente y mi espíritu a otro nivel, y en esa búsqueda de alimento para el espíritu, pude conectar mi vida con dos maestros que me hablaron sobre la predestinación. Este nuevo concepto era la pieza que le faltaba al rompecabezas.  Allí  radica la respuesta, esa que se convirtió en creencia verdadera, ya que en su verificación nunca pude sentir más paz y claridad. Y te la quiero compartir.

DESTINO Y PREDESTINACIÓN

Efectivamente. Sí. El universo tiene un plan perfecto para cada ser, y todo está enfocado hacia la evolución y el descubrimiento de un estado de amor incondicional. Sin embargo, existe el libre albedrío, esa libertad con la cual el universo cumple su función de ser en esencia amor incondicional. ¿Y cómo opera esto en conjunto? ¿Cómo es que existe un plan perfecto, pero a la vez eres libre? Allí descubrí el secreto de la felicidad. Esa compleja palabra que pretendemos tener las 24 horas del día a nuestro lado, y por la que sufrimos en el intento de conseguirla, pero que en realidad debe ser simplemente esa forma de alinear nuestras acciones con nuestro diseño perfecto, ¡eso es en si la felicidad! Somos felices cuando alineamos la predestinación, que es el diseño perfecto del universo para nuestra existencia, y el destino, que es la libertad con la cual construimos nuestra realidad. Aclarados estos conceptos, cabe la pregunta: ¿cómo se construye la felicidad?

LA RESPUESTA MAGICA

“La base de esta mesa tiene tres patas”:

  • Información de sabiduría
  • Verificación de la información
  • Energía vital

Cuando estás en constante apertura a la información, el universo coloca las personas, los libros, los eventos, lo que sea necesario, de forma adecuada para que encuentres la predestinación que te corresponde. Esta, a su vez, es verificada cuando se alinean dos cosas: algo para lo que eres bueno y algo que amas hacer. El siguiente paso es la gratitud por cada experiencia vivida, es decir, entras en un nivel en donde encuentras lo bueno que puedes venir a hacer a este mundo, pero ahora aceptas los retos de tu predestinación. Elevas tu energía vital mediante sanas doctrinas y la valoración del tiempo presente. En este preciso momento, y de manera mágica, aparece la felicidad como consecuencia de alinear tu predestinación y tu destino ¡Bienvenido a la mejor versión de tu propia realidad!